140225-02

Cómo Comprar Baume et Mercier Clifton 1892 Tourbillon Volant Replica 1: 1

Siguiendo los mismos parámetros de respeto por la tradición y dinamismo, la marca lanzó en 1996 la línea Classima Executives. Un año después, la manufactura emprendió una renovación de los relojes brazalete con el modelo Catwalk, que resultó especialmente influyente en el panorama relojero por su gran personalidad estética.Con la llegada del nuevo milenio, Baume & Mercier quiso dar un paso adelante para garantizar la máxima calidad en todas sus piezas. Por ello, desde octubre de 2002, la empresa cuenta con su propio taller de encaje, ubicado en Brenets (a pocos kilómetros de Les Bois), con más de 1.000 m2 divididos en nueve secciones, y en el cual trabajan actualmente unos 40 empleados.Durante los últimos años, la manufactura ha continuado en la línea de innovación estética que la ha caracterizado desde los años cincuenta, gracias a modelos como el Viceversa (2004), el primer reloj femenino en el cual la esfera se encuentra en la parte posterior de la muñeca, y no en la anterior, o la colección Business Class (2006), que pone en común las principales características estéticas y técnicas de las distintas líneas de productos de la enseña -Hampton, Riviera y Classima Executives-, desde los clásicos guilloqueados en las esferas, hasta los fondos abiertos de cristal de zafiro, pasando por las agujas azuladas aberturas en el volante.Además, la marca ha acompañado a sus últimas novedades de varias campañas publicitarias bajo el eslogan “Baume & Mercier & Me”, nacida en 2004, que también sirvió para apoyar importantes causas humanitarias. Personalidades como Meg Ryan, Kiefer Sutherland, Kim Basinger o Gary Sinise han representado la imagen de la marca a lo largo de estos años.

La presentación del Clifton 1892 Tourbillon Volant nos remite a la época dorada de Baume et Mercier. A finales del siglo XIX, la compañía nacida en 1830 ya había adquirido un gran prestigio internacional y se estaba convirtiendo en un actor de peso en la escena relojera fuera de Suiza. Por aquel entonces, la marca tenía fama por sus cronógrafos y por sus modelos con grandes complicaciones, como la repetición de minutos, el calendario o los tourbillones, habiendo recibido diez grandes premios y siete medallas de oro en ferias internacionales celebradas en París, Melbourne, Zúrich, Ámsterdam, Londres y Chicago. Además, llegaron a ganar varías competiciones de cronometría, entre las que destacan las pruebas organizadas por el Observatorio de Kew, cerca de Londres. En 1892, Baume ganó su última competición con un reloj cronómetro de bolsillo equipado con un movimiento tourbillon, cuyo récord tardó más de 10 años en superarse.

140225-02

En un negocio que toman mucha relevancia valores como historia y tradición, la mejor manera de mostrar el bagaje que atesora la Maison es recuperar el espíritu de ese histórico guardatiempos e implementarlo en el Clifton, su actual colección estrella, en una edición limitada a 30 unidades que, evidentemente, pasa a ocupar el nivel más alto de la marca.

140225-03

Fabricado en oro rojo, el Clifton 1892 Tourbillon Volant presenta el mismo diseño que el Clifton 1830, el primer modelo de la colección (ver aquí) lanzado hace poco más de un año. Marcado por la implementación del tourbillon, el diámetro de su caja crece de los 42 mm a unos 45,50 mm que se me antojan ciertamente excesivos para un reloj de corte eminentemente clásico y elegante. Presidida por la hipnótica visión del tourbillon a las 9 horas, el dial de color plateado opalino luce los elementos típicos de la colección junto a un pequeño segundero con aguja azulada ubicado a las 6 horas. Los numerales arábigos aplicados a las 2, 4 y 12 horas se unen a las manecillas alfa de horas y minutos para conformar una esfera de indudable atractivo clásico aderezado con una sutil pincelada de modernidad. Respecto al Clifton 1830, podéis observar como el pequeño segundero evoluciona hacia una posición inferior, más cercana al bisel, encajándose entre los índices de las 5 y las 7 horas.

140225-04

A través de su trasera de zafiro podemos admirar el alberga el calibre P591, un movimiento de remonte manual fabricado por la manufactura Val Fleurier que nos ofrece 50 horas de reserva de marcha. En realidad, es el mismo calibre 98900 que IWC utiliza en el Portugués Tourbillon: observad en la imagen inferior la semejanza entre ambos movimientos. No es la primera vez que Baume et Mercier recurre a este movimiento: el William Baume Tourbillon de hace unos años ya lo albergó. Val Fleurier es una empresa propiedad de Richemont que desarrolla movimientos para el grupo, incluyendo evidentemente a Baume et Mercier e IWC. Las sinergias de grupo aclaran la semejanza de movimientos  que observamos de vez en cuando entre las diversas marcas de Richemont.

140225-05

El Clifton 1892 Tourbillon Volant se entrega con una correa negra de aligator cosida a mano. Aunque no sea ésta la línea a seguir por la Maison en un futuro próximo, es una demostración bien palpable de hasta dónde puede llegar su capacidad técnica y creativa.

140225-06


Watch-Test es una página web especializada en análisis y comparativas de relojes mecánicos de pulsera de alta gama y de lujo. Todos los artículos de Watch-Test son originales, independientes y exclusivos, escritos por editores referentes en el sector.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *